¿Cuáles son los mejores contratos laborales según cada empresa?

blog-contratos

El entramado español de contratos laborales no es fácil. Por eso, si te quieres dedicar a este sector, debes formarte adecuada y continuamente.

Los contratos laborales en España
Los contratos pueden ser por tiempo indefinido o por una duración determinada y pueden llevar un período de prueba.

A continuación, vamos a ver los principales tipos de contratos laborales en España y a explicar de manera general en qué tipo de empresas pueden ser más útiles unos u otros.

Contrato laboral indefinido
Se formaliza verbalmente o por escrito, sin establecer límite de tiempo en la prestación de los servicios, en su duración. Podrá realizarse a jornada completa, parcial o para la prestación de servicios fijos discontinuos.

Esta modalidad, obviamente la más estable de todas, está incentivada por parte del gobierno a través de diversas ayudas; con cantidades que se le dan a la organización contratante y/o con reducciones o bonificaciones de las cotizaciones empresariales por contingencias comunes a la Seguridad Social.

Es un contrato óptimo cuando la empresa necesita personal estable, todo el tiempo. Además, es un buen instrumento para captar candidatos potentes y para motivarles. El contrato indefinido puede aumentar el compromiso del trabajador con la empresa y su sentimiento de pertenencia.

Contrato laboral temporal
Tiene por objeto establecer una relación laboral entre empresa y trabajador por un tiempo determinado. Puede ser a jornada completa o parcial y existen bastantes modalidades.

  • Contrato por obra o servicio. Se concierta para la realización de obras o servicios dentro de la actividad de la empresa. Su ejecución será limitada en el tiempo, pero de duración incierta, no pudiendo superar los tres años. Esta modalidad también puede aplicarse a personal investigador que se contrata para la realización de un proyecto específico de investigación científica y técnica. Es un contrato adecuado cuando la empresa funciona por proyectos o por obras. Por ejemplo, una constructora que ha de realizar un puente en una autopista y contrata a una ingeniera con un contrato por obra o servicio asociado a la construcción de dicho puente.
  • Contrato temporal por circunstancias del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos. Se concierta para atender exigencias circunstanciales del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos, aun tratándose de la actividad normal de la empresa. También puede aplicarse en el caso de jóvenes desempleados sin experiencia laboral o menor ésta a tres meses. Este contrato funciona en los casos en que la empresa tiene una punta de trabajo, por ejemplo, una juguetería en período navideño que tiene un incremento significativo de las ventas. También lógicamente en casos de estacionalidad, dándose mucho en el sector hotelero y de restauración ligado al turismo estival.
  • Contrato temporal para sustituir a trabajadores con derecho a reserva del puesto de trabajo (interinidad). Tiene como objeto sustituir a trabajadores con derecho a reserva del puesto de trabajo o para cubrir temporalmente un puesto de trabajo durante el proceso de selección o promoción para su cobertura definitiva. Por ejemplo, contratos que se realicen para sustituir a trabajadores que se encuentren en situación de excedencia por cuidado de familiares, por descansos por maternidad, para sustituir bajas por incapacidad temporal de personas con discapacidad, etc. En este caso, más que por sectores, es por situaciones que ha de utilizarse este contrato, usándose en los casos descritos.

Contrato laboral para la formación y el aprendizaje
Se trata de un contrato para favorecer la inserción y la formación de los jóvenes, donde se combina actividad laboral con formativa. Puede realizarse a trabajadores menores de 25 años (de 30 años hasta que la tasa de desempleo se sitúe por debajo del 15%) y carezcan de cualificación profesional reconocida como para concertar un contrato en prácticas. Está muy bonificado llegando incluso a la reducción del 100% de las cuotas empresariales a la Seguridad Social. Estos contratos se dan en todos los sectores, aunque están muy extendidos en sectores que necesitan el perfil de ayudantes como en el sector de la restauración, los talleres de reparación, las grandes cadenas de distribución alimentaria, etc.

Contrato laboral en prácticas
Se realiza para que el trabajador obtenga la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados. Puede realizarse a trabajadores en posesión de título universitario o de formación profesional de grado medio o superior. El salario del trabajador no podrá ser inferior al 60% o al 75% (1er y 2º año de vigencia del contrato) al fijado en el convenio para un trabajador en puesto equivalente. Tiene también incentivos cuando se celebra en jóvenes menores de 30 años (o de 35 años en caso de discapacidad reconocida igual o superior al 33%). Estos contratos en prácticas pueden ser muy útiles en el sector de servicios profesionales: servicios jurídicos y económicos, de diseño, de ingeniería, de consultoría etc.

No obstante, lo que hay que tener en cuenta es que el contrato tiene que adecuarse a las necesidades de la empresa, evitando hacer fijo un puesto de trabajo que es estacional claramente y a la inversa; debiendo evitar contratar de manera temporal para cubrir un puesto de trabajo fijo porque la rotación continua de personal conlleva unos costes laborales importantes (formación del nuevo empleado, período de adaptación, etc.).

¿En el sector en el que trabajas, qué tipos de contratos laborales son los más usuales?

About This Author

Centro de formación personal y profesional. Formación a medida y práctica. Seminarios, formación para el empleo metodología presencial, distancia y online.

Post A Reply