El desempleo juvenil en España

blog work

El desempleo juvenil en España se encuentra entre los más altos de la OCDE. En febrero se situaba en el 41,5% de la población menor de 25 años, por el 48% de Grecia y el 54% de Sudáfrica. En Alemania se encuentra en el 6,6%; en Francia, en el 23% y en Italia, en el 35%. El alto paro entre los jóvenes es una lacra para la economía.

Paro juevenil datosmacro

Representa un problema del mercado laboral, sin olvidar que el ciclo económico de recesión está incidiendo en mayor medida en este colectivo. Todo ello tiene graves consecuencias en la situación presente y futura de los jóvenes españoles y limita el crecimiento potencial de la economía española.

Que 41 de cada 100 jóvenes que quieren trabajar no puedan hacerlo es un drama que lastra el crecimiento al país y, sobre todo, frustra las aspiraciones de buena parte de la población en un momento clave de sus vidas. En un contexto de envejecimiento de la población, que el mercado de trabajo no pueda incorporar a las generaciones más jóvenes añade incertidumbre, en primer lugar, a la propia fuerza laboral del país que no recoge el impulso de los profesionales más jóvenes y, después, a la sostenibilidad de las pensiones públicas.

Remediar esta situación debería ser unas de las prioridades de cualquier programa de lucha contra el paro de los gobiernos. En el caso español el problema es más grave porque buena parte del desempleo juvenil se explica por la falta de cualificación de los ciudadanos en la edad de incorporación al mercado de trabajo. Publicamos hoy un informe elaborado por el Observatorio Social de La Caixa, que relaciona el nivel de estudios con el desempleo.

Es un hecho que reflejan las estadísticas oficiales, que sirven para que los expertos saquen conclusiones. Por ejemplo, que el problema del paro para los jóvenes sin estudios es estructural en España y no depende de etapas de recesión o de bonanza económica: al margen del ciclo, “la tasa de empleo de las personas con estudios básicos no llega al 60% en los momentos centrales de sus vidas, mientras que la de aquellas que tienen estudios superiores alcanza el 90%”, dice el informe.

El estudio insiste en algo evidente, las dificultades de inserción laboral de un joven universitario -o con título de Formación Profesional- son mucho menores que las de quien ha abandonado la educación obligatoria y, según los autores del estudio, no se tiene en cuenta por las autoridades al preparar los planes de lucha contra el desempleo juvenil. Por eso, la búsqueda de soluciones debe tener dos caminos. El primero pasa por una reforma del modelo educativo. Aunque el fracaso escolar se encuentra ahora en el 19% -frente al 31% de 2008- es todavía demasiado alto y en la sociedad del conocimiento, un joven que deja los estudios obligatorios está condenado al desempleo o a realizar trabajos precarios. Es una de las cuestiones que deben plantearse quienes negocian el nuevo sistema de enseñanza en España.

Otro de los caminos debería ser facilitar desde la Administración la inserción laboral de los jóvenes.

Desde Atperson Formación proponemos como solución la formación mediante los Certificados de Profesionalidad, que son emitidos por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) o, en su caso, por las Comunidades Autónomas, y tienen validez en todo el territorio nacional.

Poseer un certificado de profesionalidad supone sin lugar a dudas incrementar sustancialmente su curriculum profesional, ya que, al ser un documento oficial, se valora en cualquier proceso de selección que convoque la Administraciones Públicas, y te acredita profesionalmente ante la empresa privada.

¿Quieres más información de los Contratos para la Formación y Aprendizaje vinculados a Certificados de Profesionalidad? ¿Cuáles puedes hacer?

About This Author

Centro de formación personal y profesional. Formación a medida y práctica. Seminarios, formación para el empleo metodología presencial, distancia y online.

Post A Reply